Mujeres visibles: Olivia Gil Arroyo y Arantza González Espartero

Comenzaron en el mundo de la hostelería con 23 y 27 años respectivamente.

Trabajando como camareras, la ambición y las ganas de emprender les llevó a abrir La Fragua De Vulcano en el año 2004, un bar en el centro de Lakua que pronto se convirtió en restaurante.

Con poca experiencia en gestión, pero mucho trabajo y sacrificio, fueron creando su espacio en un sector competitivo, pero a su vez muy gratificante.

En el 2009 nació el Om café & club. Se les presentó la oportunidad de embarcarse en un nuevo proyecto en el barrio de Zabalgana por el que fueron galardonadas con el premio Food & Music en el año 2018.

Con mucho esfuerzo a la espalda, no han dejado de reinventarse para que su oferta gastronómica y de ocio sea lo más atractiva posible. Las exposiciones, conciertos y demás eventos que han organizado han supuesto un añadido muy enriquecedor para ellas y para el negocio. Esta propuesta cultural junto con la cocina de mercado son protagonistas indiscutibles de su trabajo.

En el año 2020 recibieron el premio al talento femenino en Álava en la categoría de mujer empresaria.

La hostelería es uno de los sectores que más ha sufrido el impacto de la crisis generada por el Covid-19, obligando al cierre de numerosos establecimientos en todo el país.

Hoy dedicamos nuestra sección #Mujeresvisibles a Olivia y Arantza que representan a este sector y que han llevado a cabo tanto esfuerzo durante la pandemia.

Comparte |

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

También te puede interesar:

entradas relacionadas